Ver más Los más vendidos en Bebé
Menú Cerrar

Cómo cuidar la piel de nuestro bebé a lo largo del día

Cuidados piel del bebe

Table Of Contents

Características de la piel de los bebés

Suavecita, frágil y vulnerable, así es la piel de nuestro bebé. En las siguientes líneas te explicamos como cuidar la piel de nuestro bebé.

Científicamente hablando, es un 20% más finita que la piel de un adulto pues su capa externa no está del todo desarrollada.

Ni tampoco tiene vello, sino una especie de pelusita llamada lanugo, que irá perdiendo con el paso del tiempo.

Por sus características, absorbe más rápido la humedad y también lo hace con cualquier agente externo como bacterias, microbios o productos que apliquemos sobre ella pero también pierde la hidratación con más facilidad, es por esto que es tan importante mantenerla bien hidratada.

Pero ¡que no cunda el pánico! Pues con prestar atención en diferentes situaciones cotidianas podemos maximizar los cuidados a lo largo del día.

Para ampliar información sobre como es la piel del bebé pincha aquí.

Como cuidar la piel de nuestro bebé

A la hora del baño:

Lo mejor para el aseo del pequeño es lavarlo con agua, no es necesario utilizar jabones. En caso de utilizarlos, elegir jabones neutros aptos para bebés y lo más naturales posible.

Lo mejor es evitar el uso de esponjas, ya que pueden ser un nido de bacterias, con pasar nuestra mano es suficiente. Si preferís utilizar esponja, tened en cuenta que sea muy suave y que deberéis cambiarla con mucha frecuencia.

Una vez limpitos, recordemos no ponerles perfume sobre la piel sino sólo en la cabeza y sobre la ropita para evitar que cause sarpullido en el cuello u hombros.

En cuanto a la hidratación después del baño, cuando son muy bebés nosotros optamos por aceites naturales, como el aceite de almendras. Se absorbe rápidamente y le deja la piel suave e hidratada.

Nosotros utilizamos aceite de almendras con la pequeña, que fue lo que nos recomendaron en el hospital y con la mayor utilizamos Johnson´s baby cotton touch, que deja la piel muy suave e hidratada y además huele de maravilla, del que también está disponible la opción dulces sueños.

A la hora de vestir

Lo recomendable para los bebés recién nacidos es la ropa de algodón, que es fresca, transpirable y evita alergias. También hay que prestar atención a la cantidad, es decir que no hay que abrigarlo de más. Por norma se tiende a abrigar en exceso a los bebés, cosa totalmente innecesaria y contraproducente, en otro articulo ya os cuento que el sobrecalentamiento es uno de los factores que favorece a la MSL. Lo ideal es que el bebé lleve solo una capita más de lo que llevemos nosotros, y aplicar la lógica, no le plantemos una chaqueta al bebé en pleno agosto cuando hay 35 grados a la sombra.

La ropa siempre debemos lavarla antes de la primera puesta, y siempre con jabones neutros y aptos para pieles sensibles, intentando evitar el suavizante, o utilizando la menor cantidad posible.

También podemos prevenir la aparición de sarpullidos o la llamada “dermatitis de pañal” cambiando el pañal con frecuencia y manteniendo la zona lo mas seca posible e hidratada. Hay que tener en cuenta que hay bebés más propensos a esta dermatitis, pero lo normal es que los bebés lactantes no lo sufran, ya que sus deposiciones no suelen irritar, en caso de que pase, consultar siempre con el pediatra.

A la hora del paseo

Tanto niños como adultos tenemos que cuidarnos de la exposición solar, especialmente entre las 11 y las 16 horas.

Y mucho más en los bebés. De hecho, los menores de 6 meses no deben estar expuestos directamente al sol. Y, a partir de esa edad, deben usar siempre crema solar de factor solar 50 mínimo, mejor de filtros minerales, gorrito y ropa clara y fresca.

El protector solar es fundamental, porque protege de las quemaduras y previene el envejecimiento prematuro que causan los rayos solares ultravioletas.

Con estas precauciones podemos prevenir la aparición de alergias, granitos o sarpullidos. Y, ante la duda, siempre consultemos con el pediatra para que nos recomiende cremas o productos que no causen daño a la delicada piel de nuestro bebé.

Por medio de ella, además, nuestro pequeño siente el contacto con nosotros. Así que las caricias, las cosquillitas, los besos y otros mimos son muy importantes.

Quizás no repercutan tanto en su piel en sí, ¡pero lo ayudan para su desarrollo emocional y para fortalecer los vínculos!

cuidar la piel de nuestro bebé

Para ver más entradas pincha aquí.

¡¡Síguenos en instagram!! ?

Publicado en Cuidados

Artículos relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: