Ver más Los más vendidos en Bebé
Menú Cerrar

13 Pros de la lactancia materna

lactancia materna
Table Of Contents

Mi experiencia

¡Hola familias! Aprovechando que acaba de pasar la semana mundial de la lactancia materna vamos a hablar un poco del tema.

Lo primero, esto es una decisión familiar, y más en concreto de la mamá, ya que es ella la que va a hacer todos los “sacrificios” porque aunque para mi es una de las experiencias más bonitas de mi vida, también es cierto que es sacrificado y tiene momentos muy duros. Por lo que si una madre decide, por las razones que sean, no dar el pecho, es tan válido como la que decide darlo, no somos mejores ni peores por ello, empecemos a apoyarnos entre nosotras que bastante tenemos ya.

Como ya sabéis tengo dos pequeñas, una de dos años y otra de 4 meses y medio, ambas alimentadas con lactancia materna, la mayor estuvo con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y a día de hoy sigue teniendo sus momentos de tetita y la pequeña por el momento no conoce otra cosa.

Yo tenía claro desde el principio, que salvo que no se pudiera por alguna circunstancia, iba a amamantar a mi hija y así fue, tuve la suerte de que en el hospital me ayudaron desde el primer momento a que la niña lo cogiera, sin presionar, con calma, paciencia y sin suplementos de por medio.

El principio fue duro, yo tenía el pecho muy congestionado, por lo que se ponía bastante duro y a la bebé le costaba engancharse por lo que se ponía nerviosa y lloraba, así que me tocaba tranquilizarla, vaciar un poco el pecho, a veces con saca leches y otras con las manos directamente, y ya ponerla a comer.

Los primeros días me salió una grieta en uno de los pezones y era un suplicio cuando la peque se enganchaba, en seguida se pasaba, pero al principio era horroroso, pero eso pasó muy rápido, una visita a la matrona, y resulta que todo lo que provocaba esa grieta era la forma en la que mi pequeña enganchaba el pecho con sus labios. Ello lo enganchaba con los labios metidos y resulta que los tenía que sacar como si estuviera dando un beso, ese era todo el mal, por lo que a los dos días, ¡adiós grieta!

La mayor nació en pleno mes de agosto, y como el pecho es tanto alimento como hidratación, recuerdo estar prácticamente todo el día en el sofá con un pecho fuera (bendito cojín de lactancia), hacía tomas de hasta hora y media dejándome 20 minutos de descanso entre una y otra, menos mal que las noches las dormía bastante bien.

¿Fue duro? Si, ¿fue agotador? También, pero a mi me merece totalmente la pena y considero que tiene muchos más pros que contras, e incluso los contras los puedo ver como pros, ya que pasarme el día sentada en el sofá y que me lo dieran todo hecho tampoco es tan dramático…?

Mi hija pequeña, tiene casi cinco meses, y como todos sabemos cada bebé es un mundo. Esta es todo lo contrario a su hermana, hay veces que la tengo que poner yo al pecho porque con estos calores me da miedo que se deshidrate, porque se puede tirar más de 4 horas sin pedir comer, no es lo habitual pero ha pasado más de una vez, y suele hacer tomas cortas.

La segunda cuando nació lo primero que hizo fue engancharse directamente, ella también metía los labios, pero como yo ya lo sabía, directamente metí el dedo para que los sacara, tal y como me enseñó la matrona.

Pros de la lactancia materna

Para el bebé:

  • El pro por excelencia, para mi, son los beneficios que hay en la leche materna, hasta el día de hoy, a sus dos años, no ha estado mala ni una sola vez, ha tenido fiebre en una ocasión y fue con la última dosis del Bexsero.
  • Los niños alimentado con lactancia materna no se sobre alimentan ya que les supone un esfuerzo succionar y comen más despacio que si lo hicieran con biberón y por esto notan antes cuando están saciados. Esto es exactamente igual que en los adultos, una persona que come despacio nota antes la sensación de saciedad que una que como rápido, ya que el que come rápido lo nota cuando ya ha sobrepasado su límite.
  • Ayuda a los bebés a conciliar mejor el sueño porque en la leche se encuentra un aminoácido llamado triptófano, que participa en la creación del neuratransmisor de serotonina, que es esencial para regular el sueño y el placer. Esto también ayuda al bebé a controlar el estrés y la ansiedad.

Para la mamá:

  • La facilidad de poder darles de comer como y donde sea, en mi caso soy muy pudorosa y no me gusta sacarme el pecho alegremente, pero encontré rápido la manera de dar de comer a mi pequeña sin que se me viera absolutamente nada.
  • También está la opción de sacarte leche y llevarla en un termo, así si vas a algún evento no tienes que estar viendo que te puedes poner y que no para poder amamantar.
  • Otro beneficio, para mi que practico colecho, es dormir con interrupciones mínimas, en el hospital me enseñaron a dar el pecho tumbada y cada vez que alguna de mis pequeñas se ha despertado por la noche, simplemente he abierto un ojo, me he colocado para que ella pudiera comer y nos hemos vuelto a dormir.
  • Si estás muy cansada porque tu bebé hace muchas tomas nocturnas, también puedes optar por sacarte leche y dejar los biberones al papá y que sea él el que se encargue de alimentarle para que tú puedas descansar, no nos olvidemos nunca del “estar bien para cuidar bien”.
  • Las mamás tenemos menor riesgo de padecer depresión posparto y anemia.
  • La recuperación física suele ser más rápida con la lactancia materna, de hecho, el útero recupera antes su tamaño.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer de mama o de ovario.
  • Ver como tu bebé te mira fijamente con sus ojitos llenos de amor y te acaricia mientras le alimentas ?

Para la familia

  • La comodidad de no tener que llevar, además de otras mil cosas más, un biberón, la leche, el agua, y buscar un sitio, cuando llegue el momento de la toma, para que te calienten el biberón, que nosotros que somos mucho de ir al campo lo tendríamos un poco complicado.
  • El ahorro económico que supone, ya que las leches de fórmula rondan los 20€ el bote.
Notas importantes
  • Antes de dar a un bebé alimentado con lactancia materna un biberón o chupete, hay que tener muy en cuenta, que la lactancia tiene que estar bien instaurada, ya que de lo contrario puede provocar cierto rechazo al pecho, puesto que les es mucho más fácil succionar de un biberón que del pecho.
  • La lactancia materna en ningún caso tiene que ser dolorosa, si es así consulta con tu matrona o tu asesora de lactancia IBCLC para localizar el problema.

Si te ha gustado la entrada síguenos en las redes sociales para no perderte ninguna.

Publicado en Cuidados, Lactancia del bebé

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Pingback:agitacion por amamantamiento

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: